Make your own free website on Tripod.com

LA ECONOMÍA Y LA POBREZA EN MÉXICO: UN DESAFIO ESTRUCTURAL

La Economía en México (El Índice de Desarrollo Humano)

Introducción
La Economía en México (El Índice de Desarrollo Humano)
La Pobreza en México
La Realidad de México en el contexto global y la teoría
La globalización como factor de retroceso
Como podemos conjugar la economía y mejora de condiciones sociales
Alternativas para mejorar las condiciones sociales
Conclusiones y Bibliografía

De manera general presentaremos un contexto de la situación actual de México, frente a los retos económicos que presenta hacia el desarrollo interno, así como la competitividad con otros países del orbe, sobre todo con aquellos con los que mantiene una relación estrecha, tanto en políticas comerciales, con aquellos que se encuentran participando internamente en la vida económica del país (tales como las empresas extranjeras), los cuales afectan sin duda a los procesos de desarrollo del país.

 

A pesar de la gran preocupación que existe por cierto grupos sociales en lo que respecta a los problemas estructurales, los países también enfrentan otros fenómenos que son indispensables para el desarrollo de una sociedad, por lo cual tenemos que contar con una visión muy amplia para un mayor entendimiento. Para tener una idea sobre los grandes retos que enfrenta México iniciaremos por analizar “el Índice de Desarrollo Humano –de las Naciones Unidas--, el cual esta compuesto por las siguientes variables: esperanza de vida, nivel de escolaridad y el PIB por habitante. En México ocupó la Posición número 50, de 174 países, o sea, una posición intermedia. Pero no es consuelo observar que hay muchos otros países en peores condiciones”[1]. 

 

Ante esta perspectiva podemos entender que las prioridades de los países se basan en diferentes factores que van a ser determinantes ante el tipo de políticas que implementarán ante la competencia que existe en cuanto al desarrollo tanto político, económico, social y comercial, por mencionar algunos.

 

Además es importante tomar en cuenta la competitividad de México en relación a los países Latinoamericanos, ya que estos también buscan políticas para atraer capital extranjero, el cual puede mejorar su economía de manera paulatina; sin embargo uno de los altos precios que se pagan, a pesar de los empleos que puedan aportar, son las bajas remuneraciones económicas de los obreros (que se puede denominar “explotación”), además de la falta de servios básicos tales como alimentación, salud, educación, entre otros; sin embargo estos países buscan –reitero nuevamente— el beneficio económico de corto plazo, debido a los grandes estragos que presentan su condición estructural interna.

 

Es importante además mencionar: “Una posición como la mexicana advierte una gran distancia con los países desarrollados que ocupan las primeras 25 posiciones, o con Chile, que ocupa la posición 34; Argentina la 39; Uruguay, la 40; Costa Rica, la 45; y la 46, Trinidad y Tobago”[2]. A pesar de los datos que podemos arrojar tanto de México, así como muchos otros países Latinoamericanos o de otro continente, una de las realidades a las que nos enfrentamos es a la tendencia de la concentración de la riqueza, por lo cual, aunque algunos países cuenten con altos índices de PIB, los índices de pobreza y marginación puedes ser muy altos.

 

A la luz de los factores que son determinantes para el desarrollo de una sociedad, se presentan en el presente escrito los rubros sociales, políticos y económicos, para una mayor compresión del actuar de los Estados – Nación, y hacer equiparables las diferentes preocupaciones y problemáticas que el mismo debe de enfrentar.

 

Tal como se ha mencionado en el caso de México, uno de los puntos de análisis  es la demografía, la cual ha sido un factor determinante para el incremento en otros rubros, tales como la pobreza, el desempleo y la demanda de mejores servicios de salud, alimentación, educación, entre otros. “Durante los noventa, la población nacional pasó de 83.8 millones de habitantes en 1990 a 101 millones en el año 2000, es decir, registró un crecimiento medio anual ínter censal de 1.8 por ciento, lo que es consecuencia de la profundización de la transición demográfica durante la década[3]”. 

 



[1] DE LA MADRID, Miguel H. Una Mirada hacia el futuro. “F. México en el Índice de Desarrollo Humano”. Pág. 62. Edición: Fondo de cultura económica. Publicación, 2006.

 

[2] Ibíd. Pág. 62

[3] El total de la población de 101 millones de personas en el año 2000, provine de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares.  

 

Teoría de las Relaciones Internacionales
 
Herman Luis García Salcido
Estudiante
Escritor del Ensayo
 
Esthela Martínez Varela
Profesora de la Asignatura