Make your own free website on Tripod.com

LA ECONOMÍA Y LA POBREZA EN MÉXICO: UN DESAFIO ESTRUCTURAL

Alternativas para mejorar las condiciones sociales

Introducción
La Economía en México (El Índice de Desarrollo Humano)
La Pobreza en México
La Realidad de México en el contexto global y la teoría
La globalización como factor de retroceso
Como podemos conjugar la economía y mejora de condiciones sociales
Alternativas para mejorar las condiciones sociales
Conclusiones y Bibliografía

A pesar de la forma en como podamos ver a México, y de los problemas estructurales que lo conforman es importante también analizar cuales son sus fortalezas para que una vez partiendo de ellas podamos conformar mejores propuestas, desde su realidad, sin desmejorar aquellos que lo impulsan a crear mejores condiciones económicas, políticas, sociales, comerciales, y de otra índole.

 

Haciendo una comparación internacional, es relevante destacar que:

  • México es por su dimensión geográfica, el país número 14;
  • Por su población, ocupa el número 11;
  • La ciudad de México es la cuarta ciudad mas poblada del mundo;
  • El país por el volumen del PIB, es el número 12;
  • Por su ingreso por habitante, ocupa la posición 60;
  • Calidad de vida el lugar 50, de acuerdo con la ONU, Índice de Desarrollo Humano
  • Número 20, entre los mayores exportadores a nivel mundial;
  • En la industria internacional el lugar 11;
  • La décima en la producción química y el la producción de carne procesada;
  • Noveno productor de Azúcar;
  • El quinto en café y plomo;
  • El sexto en zinc;
  • El primero en plata;
  • El décimo exportador de petróleo;
  • El número 17 en reservas probadas mundiales de gas natural seco;
  • El decimosexto consumidor de energía;
  • Ocupa el lugar 53, en carreteras pavimentadas;
  • El 17 en tráfico aéreo;
  • La décima atracción turística;
  • Es el noveno productor mundial de frutas;

Esta información tiene la finalidad de sustentar el gran potencial que tiene México, para poder competir a nivel internacional[1].

 

En base a lo anteriormente citado, para buscar alternativas de mejora para la sociedad, es indispensable iniciar por resolver los problemas estructurales del país, ya que estos son la causa de los malestares de otros temas, tales como la desigualdad. Uno de los puntos centrales es el “bienestar de la población”, ya que si se logra equilibrar este bienestar las condiciones sociales pueden transformarse de manera positiva.

 

Para poder alcanzar el bienestar social es importante que el gobierno pueda combatir de manera eficiente la pobreza, el desempleo, el crecimiento demográfico, entre otros. Con la finalidad de brindar mejor educación y espacios para la comunidad en general, para un mejor desarrollo común.

 

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta es la desigualdad, la cuál es causa de la concentración de la riqueza, la falta de educación y las pocas oportunidades para pequeños grupos sociales, ya que la gran mayoría quedan excluidos de gran parte de los beneficios. En el último diálogo del Forum de las Culturas, celebrado en Barcelona en septiembre del 2004, el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz señalaba: “Lo importante es cómo se redistribuye la riqueza para evitar las crecientes desigualdades[2]”.

 

Sin embargo, en México a concentración de la riqueza es tal, que son muy grandes los grupos sociales que viven en pobreza extrema, por consiguiente esto repercute en la economía y las oportunidades de desarrollo para tales grupos, por la falta de cultura y educación, así como la limitación a los servicios básicos. Mientras las personas no cubran sus necesidades básicas no se puede pensar en las mejores condiciones que propicien el desarrollo del país, y en este caso no hablamos de un pequeño porcentaje, sino mas bien de mas de la mitad de la población del país.

 

Es sin duda la pobreza, la desigualdad, la concentración de la riqueza, la falta de normas gubernamentales, el crecimiento demográfico, el desempleo, algunos de los principales puntos que deben de ser atacados, en busca de resultados que puedan acabar con esta realidad estructural, para poder avanzar hacia la meta de lograr una mayor igualdad, así como la buena administración de los recursos económicos, lo cuales son cada vez mas concentrados en pocas grupos de poder.

 

Es por eso que el esfuerzo por reducir el crecimiento demográfico y elevar lo más posible el económico es la base fundamental del desarrollo; de lo contrario corremos el riesgo de que, como advertía el demógrafo mexicano Gustavo Cabrera, “…en el siglo XXI, con una cambio poblacional sin transformaciones económicas fundamentales, se producirá la demografía de la pobreza[3]”.

 

Posteriormente sería necesario crear además un impulso al sector privado para la mejora de condiciones de empleo, las cuales deben de ser promovidas por el órgano gubernamental. Esto trae como resultado una mayor “Competitividad económica mexicana”, la cual puede crear condiciones óptimas para superar el estancamiento en el que vivimos.

 

Por otra parte propongo otro tipo de acciones tales como, una política fiscal eficiente,  simplificación de los procesos administrativos, la inversión regulada por procedimientos legales, de acuerdo a la promoción económica y la lucha por la igualdad de oportunidades.



[1] Las fuentes de estas cifras son diversas, pero se destacan el INEGI, The Economist Pocket World in Figueres 2000 y el Anuario económico y geopolítico de AKAL. Ediciones 2000.

[2] Tomado de El País, Madrid, 25 de septiembre de 2004. Ahí también señalo Stiglitz: “… hasta Williamson –el padre del Consenso de Washington y decálogo de corte liberal, que presento en 1989- admite que los mas importante que olvidó fue la constatación de que el crecimiento per se no beneficia a todo el mundo”

[3] Citado por Luz María Valdés en Población, reto del Tercer Mundo, UNAM-Miguel Ángel Porrúa, México, 2000. Pág. 294.

Teoría de las Relaciones Internacionales
 
Herman Luis García Salcido
Estudiante
Escritor del Ensayo
 
Esthela Martínez Varela
Profesora de la Asignatura